A TI, DULCE MADRE

 

A TI, DULCE MADRE

Señora Divina, grábame en tus ojos y en tu corazón,  graba mi vida y escucha mi petición.

Así como el desértico camino donde mandaste a Juan Diego a recoger flores y ellas aparecieron por tu Gracia; así, Madre del cielo, haz que florezca en mi vida la fe en Tu Hijo y en Ti cada día más y más.

 

Amén

Antonia Rey. Tu hija.

 

Copiar para uso personal pero no para publicar en otros blogs o páginas web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *