Saludo a la Virgen

Dulce Madre de mi corazón, hoy te saludo desde lo más profundo de mi ser, hoy, mi amada Señora te pido “Que me cubras con tu manto, me bendigas con tu mano y me guardes en tu corazón”, te imploro que igual guardes a mis hijos y que pongas en mis ojos tu amor, en tus manos tu diligencia para trabajar, en mi corazón tu dulzura, en mi sonrisa la paz que destella tu gentil presencia; permiteme madre de Bondad que la dulzura de tu ser este en mi corazón. Dame  la sabiduría de una madre, la prudencia de un sabio, la ternura de tu corazón, la templanza que da el amor.

Dame oh! dulce madre mía, la alegría de los ángeles que te alaban y te adoran. 

me tomo de tu mano para conquistar el mundo y Amén

Antonia Rey. Tu hija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *