Ritual para la provisión

Este ritual es fabuloso, el Santo de la Provisión, la unión familiar es San Cayetano pedir con mucha fe. Tratar de estar en unión familiar teniendo en cuanta que es el mes de San José

 

Materiales

 

Mojarras (Cuantas personas vivan en su casa)

Arroz

Vino dulce

Pan

Flores amarillas

Flores Rojas

Velas amarillas

Velas Rojas

 

 

Procedimiento

Se viste la mesa con las flores, las velas, el vino

Se prepara un banquete con las mojarras

Se invitan a las personas de la casa

Orar la cabeza mayor de la familia en el salmo 23

Se brinda con el vino

Se pone una estampa de San Cayetano en la cocina se prende una vela azul todos los jueves.

Orar a San Cayetano

 

 

ORACIÓN A SAN CAYETANO

 

Glorioso San Cayetano, Tú pasaste por la vida viendo a Cristo en los Hermanos, y especialmente en los más necesitados, y experimentaste la gran verdad de la asistencia providente de tu Dios. Concédenos que no olvidemos que cuanto hagamos a un hermano se lo estamos haciendo a Cristo, que tratemos de imitar como Tú hiciste la vida de los apóstoles en su desprendimiento y dedicación al servicio de la Fe, y que pongamos siempre nuestra confianza en Dios que es amor y es Padre. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oh Glorioso San Cayetano Padre de la Providencia, no permitas que en nuestros hogares falte la subsistencia y de tu liberal mano una limosna te pedimos en lo temporal y humano.

 

¡Oh Glorioso San Cayetano! Providencia. (Hacer la Petición).

Padre Nuestro, Ave María, Gloria

Padre nuestro

 

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén

Ave María

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén

Gloria

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *